ALMOHADAS DE LAVANDA.






Para algunos, la esencia de lavanda en sus almohadas los ayuda a dormir mejor, terminando con el insomnio. Las flores de lavanda seca (Lavandula augustifolia) emiten una agradable fragancia que dura meses. Mezclar lavanda con otras hierbas como el romero y la menta, provoca que la almohada desprenda más fragancia. Hacer tu propia almohada de lavanda es algo básico y solo requieres una máquina de coser y una tela para completar el proyecto. Es un buen regalo para los amigos quiénes disfrutarán de la aromaterapia así que haz dos o tres. Entonces haz una para disfrutarla tú misma y otras para regalar.
Confección y materiales:
Algodón
Muselina
Paño para quesos
Cinta métrica
Tijeras
Alfileres
Una máquina de coser
Hilo
Lavanda seca
Tela
Broches
Una aguja
1
Coloca una pieza de tela respirable como el algodón, muselina o paño para quesos sobre una superficie plana. Mide unas piezas cuadradas de seis pulgadas (15,24 cm) y córtalas. Esta es la parte interna de la almohada que va a contener la lavanda.
2
Coloca las piezas de tela con los lados derechos enfrentados y sujétalas con un alfiler. Cose tres lados y medio de los cuatro lados. Retira los alfileres, recorta los hilos largos y da vuelta la almohada con el lado derecho hacia afuera.
3
Rellena la almohada con aproximadamente una taza de flores de lavanda secas, como también cualquier otra hierba seca que desees. Agita las flores hacia el extremo cosido de la almohada.
4
Dobla el borde abierto hacia adentro de la almohada. Coloca un alfiler y cóselo para cerrarlo. En el interior, el relleno de lavanda está completo.
5
Coloca la pieza de tela que tu desees para cubrir la almohada sobre una superficie plana. Mide piezas cuadradas de ocho pulgadas (20,32 cm) y córtalas. Esto crea la parte exterior de la almohada que cubre el interior relleno de lavanda.
6
Dobla uno de los bordes de la tela hacia adentro una pulgada (2,54 cm). Coloca un alfiler y cose a lo largo del borde. De esta manera se termina la costura de afuera así que no se enreda.
7
Coloca las piezas de tela con los lados derechos enfrentados y sujétalas con alfileres. Cose tres lados, dejando el cuarto lado abierto. Voltea la almohada con el lado derecho hacia afuera.
8
Coloca cuatro broches espaciados uniformemente a lo largo del borde abierto de la costura interna y cóselos a mano. Estos se abrocharán y mantendrán la almohada rellena de lavanda en su lugar dentro de la almohada exterior.
9
Coloca la almohada rellena de lavanda dentro de la cobertura exterior. Abróchala y dobla el borde. Desliza la almohada rellena de lavanda dentro de la funda de tu almohada para dormir. La fragancia se libera cuando pongas tu cabeza sobre ella.


  • Si vas a secar tus propias flores de lavanda, déjalas madurar antes de recogerlas. Haz un ramo con los tallos de las flores ajustados y cuélgalas al revés dentro de un armario. Las flores están listas para usar en aproximadamente dos a tres semanas. Esparce dos o tres gotas de aceite de lavanda en el interior de la almohada si comienza a perder la esencia.

fuente :  ehowenespanol.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario