VIVIR ECOLOGICAMENTE



Alimentos Biológicos.

Una buena forma de mejorar nuestra salud es usando alimentos biológicos en el hogar, ya que son más
ricos en nutrientes, vitaminas y más sabrosos. El consumir alimentos biológicos en el hogar contribuye a
extender su cultivo y a evitar la contaminación.
Mejora la salud con Alimentos Biológicos
La agricultura convencional utiliza numerosos productos para matar a insectos y otras plagas, otras plantas
que surgen junto al cultivo, combatir enfermedades, alterar el crecimiento..., todos estos productos no son
inocuos, aún en dosis mínimas. Tampoco sus efectos a largo plazo y los de sus infinitas posibles combinaciones
en nuestro organismo. La agricultura biológica los evita.
Contribuye a mantener la salud de los agricultores y consumidores, al no utilizar biocidas ni semillas transgénicas,
y producir alimentos equilibrados en nutrientes.
Los alimentos biológicos, cultivados sin uso de agroquímicos, respetando los ritmos naturales, sin aditivos,
son equilibrados y muy ricos en nutrientes.
Los cereales integrales, convenientes en la dieta por su riqueza en fibras y minerales, deben ser biológicos.
Si no es así, y han sido cultivados con pesticidas, éstos quedan en mayor proporción en las cascarillas exteriores,
por lo que resultan más peligrosos que los refinados.
Con los alimentos biológicos se recupera el verdadero sabor de los alimentos. Además se conservan mejor
que los convencionales.
Con Alimentos Biológicos se protege la agricultura
Contribuye a mantener el patrimonio genético, ya que para dejar de usar biocidas es imprescindible que las
plantas que se cultiven sean rústicas, adaptadas al lugar, es decir, autóctonas.
Devuelve a la agricultura su papel de transformadora de energía solar en energía alimentaria.
El compost, como base de fertilización, hace del suelo un medio adecuado para albergar vida y alimentar a
los microorganismos que en él habitan, que son los que van a poner a disposición de la planta los elementos
que necesita para su correcta alimentación. La fertilización química mata la vida microbiana del suelo.
Protege el medio ambiente
Fertiliza la tierra y frena por tanto la desertificación.
Favorece la retención del agua y no contamina los acuíferos.
Fomenta la biodiversidad.

Mantiene los hábitats de los animales silvestres, permitiendo y favoreciendo la vida de numerosas especies.
No sólo no contamina, sino que contribuye de manera eficaz a la descontaminación del aire, el agua, el
suelo, la flora y la fauna, hoy envenenados por la agricultura y ganadería intensivas.
Al consumir alimentos biológicos se contribuye a extender su cultivo y, por tanto, a evitar la contaminación
de la tierra, las aguas y el aire.
Por una sociedad más justa
La agricultura biológica mantiene la población rural con una base real e independiente en cuyo contexto
sí que son válidas opciones como el turismo rural, que por sí solas son insuficientes y contribuyen a dar
por sentada una situación: la desaparición del agricultor.
Preserva por tanto la vida rural y, a su vez, la cultura y tradición campesina.
Permite la soberanía alimentaria. Es decir, la producción, el comercio y el consumo local, como bases de
la economía de las regiones.
Impulsa la creación de puestos de trabajo en el campo, ya que la agricultura biológica requiere por sus
propias características del trabajo y de la presencia de los agricultores.
Devuelve al campesino la gestión de sus tierras, le libera de la dependencia de las grandes empresas y
transnacionales de semillas y fitosanitarios.
Demandar alimentos biológicos es una elección responsable que puede lograr cambios en la actividad de
empresas y administraciones, impulsándolas hacia métodos y productos más respetuosos con el medio y
la salud de todos.
La agricultura biológica se complementa con el desarrollo de una nueva industria alimentaria, que elabora
verdaderos alimentos biologicos sanos y nutritivos, no meros comestibles desnaturalizados. No
utiliza aditivos de síntesis, que sólo tienen interés para que el industrial pueda almacenar indefinidamente,
ocultar la falta de sabor y mala textura que tienen los productos obtenidos con las técnicas de la agroquímica,
comercializar productos en lugares lejanos a base de costosos transportes, fomentando el despilfarro
y la extravagancia.
Para una verdadera economía consume alimentos biológicos
Los alimentos biológicos no resultan más caros para la economía familiar. Protegen mejor la salud de la
familia y, además, su contenido en nutrientes por unidad de peso es superior al de los convencionales,
por ello cubren mejor las necesidades con menor cantidad que los otros.
Según datos oficiales, el 60% de las enfermedades degenerativas están relacionadas con la comida. El
consumo generalizado de alimentos biológicos, supondría un gran ahorro tanto para las familias como
para los gobiernos.

En un alimento no biológico, para obtener cada caloría se gastan en producción, preparación, transporte,
etc. 10 calorías, procedentes de fuentes no renovables. Con el consumo de alimentos biológicos se contribuye
al ahorro de energía y al reciclaje.
En agricultura biológica, no se despilfarra energía ya que, entre otras cosas, no utiliza excesiva maquinaria.
El coste de la agricultura industrial o agroquímica es, si se internalizan los costes de producción y descontaminación
posterior que conlleva, es mucho más cara para los contribuyentes y los gobiernos. Desde
esta visión global de la economía, la agricultura biológica es una forma de producción que no sólo
contempla los aspectos relacionados con la salud y el medio ambiente, sino que además regenera y enriquece
el patrimonio del agricultor y por tanto de la naturaleza.


http://eco-ideasreciclaje.blogspot.com.ar/



Gracias por leer, comentar y compartir las notas.

Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario