CASA y SALUD.




La Geobiología y la Radiestesia tratan especialmente de todo aquello que pueda afectar a la salud o al bienestar de las personas en su entorno y más concretamente en su habitat.

La proliferación y aumento espectacular de enfermos y enfermedades a pesar de los avances médicos están directamente relacionados con las alteraciones del medio ambiente y particularmente, con las zonas geofísicamente alteradas (lugares donde los parámetros naturales de una zona se encuentran modificados) y la aparición de radiaciones electromagnéticas artificiales (líneas de transporte eléctrico, transformadores, electrodomésticos, microondas, emisoras de radio, TV y celulares, etc.) en el entorno.

FACTORES DE RIESGO EN EL HÁBITAT:


1º Los materiales de construcción, sus niveles de radiactividad, su composición –en muchas ocasiones tóxica y/o amplificadora de las radiaciones de la propia tierra.
2º Los campos eléctricos y magnéticos –ya sea producidos por causas exteriores a la vivienda (líneas de alta y media tensión, transformadores, vías de tren electrificadas, etc.) o generados en el interior de la vivienda como electrodomésticos, instalación eléctrica inadecuada, microondas, teléfonos móviles etc.
3º La ionización del aire.
4º El ruido.
5º Las formas estructurales de la casa y de su interior, la distribución de la misma, etc.
6º La orientación.
7º La luz y el color.

El adecuado estudio y armonía de la vivienda y lugar de trabajo conforma una auténtica ciencia del habitat como base de una salud equilibrada y a que la mayoría de las enfermedades podrían tener su origen en una debilitación del sistema inmunológico (defensas corporales) producida en la mayoría de las ocasiones por las alteraciones del entorno. Un Radiestesista ayudará a detectar las anomalías y junto al Feng Shui ayudarán a una mejor calidad de vida.

Para las personas que desconozcan la Geobiología y la Radiestesia puede resultarse confuso o simplemente increíble entender y asimilar que la influencia de ciertas perturbaciones naturales pueda afectar al ser humano hasta el punto de constituir la principal causas de la aparición de la mayoría de las enfermedades. Incluso los animales y las plantas pueden enfermarse. Sin embargo, la evidencia del trabajo diario de gran número de expertos en Geobiología y Radiestesia, además de los numerosísimos estudios e investigaciones realizados, indican que existe una relación directa entre la causa –los lugares alterados o enfermos- y el efecto –el trastorno o enfermedad. (Del libro “Medicina del Habitat “ de Raúl de la Rosa)





La geobiología es una ciencia nueva con raíces muy antiguas que combina conocimientos añejos como el feng shui -arte chino de vivir en armonía con la naturaleza-, y con características de otras civilizaciones como las egipcia, romana, griega y la de los aborígenes de todo el planeta, las cuales generaban sus ciencias a partir del respeto y la armonía con su hábitat.

Es la ciencia que estudia la interacción de los sistemas biológicos con su hábitat o entorno. La geobiología ofrece soluciones simples a problemas difíciles como estrés, insomnio, ansiedad, depresión, fatiga crónica, falta de concentración, dolor de cabeza, alergias y caída del cabello, enfermedades típicas de nuestra época. Esta ciencia también tiene en cuenta a los animales porque pueden ser indicadores de problemas ambientales en determinados lugares. Es interdisciplinaria porque abarca un campo muy extenso de estudio donde incluye física, biología, química, astronomía y las matemáticas. Uno de sus representantes fue el doctor alemán Ernest Hartman, a quien se debe el descubrimiento de la red de energía natural o telúrica, de dirección norte-sur, este-oeste.

La salud está íntimamente relacionada con el lugar que habitamos, ya que en él pueden existir zonas geopatógenas o alteradas energéticamente, negativas para la salud. La ubicación de nuestra cama, y el lugar de trabajo, pueden estar afectados por energías naturales y artificiales. Los aparatos de la civilización moderna, la energía eléctrica, tanto en el interior del hábitat, como las que provienen del exterior, líneas de alta tensión, transformadores, antenas, cercanías a fábricas, aeropuertos, también las aguas subterráneas -que suelen producir rajaduras en las viviendas con una humedad ascendente de difícil reparación-, pueden en determinados lugares afectar nuestro sistema inmunológico, dando lugar al desencadenamiento de una enfermedad.

Es la geobiología la que tiene en cuenta todos estos detalles, y la búsqueda de soluciones a los problemas que afectan directa y destructivamente sobre nuestro bienestar.

Además, esta ciencia nos enseña el respeto a la naturaleza y la necesidad de armonizar con ella, como la importancia de alimentarnos y de respirar de manera sana. La Organización Mundial de la Salud, en sus estudios sobre contaminación electromagnética, define esta situación como síndrome del edificio enfermo. Con la geobiología y a través de la radiestesia (sensibilidad a las radiaciones) podemos detectar las zonas alteradas y ofrecer desde este ámbito soluciones a problemas de salud que en sus inicios pueden ser insignificantes y luego transformarse en enfermedades crónicas o degenerativas.

Las medidas correctoras del medioambiente, están diseñadas para eliminar sus efectos negativos y en las medidas preventivas o protectoras, que son aquellas que se diseñan para prevenir impactos ambientales que puedan causar la ejecución de una determinada obra.

Los centros hospitalarios en Cuba cuentan con especialistas en medicina del hábitat, que son los indicados para ofrecer su ayuda en la solución a problemas de salud que estén relacionados o causados por el medio que nos rodea.

Fuentes: Lugares Geopatógenos y Bohemia

Entrevista a Pere León, arquitecto interiorista y geobiólogo, realizada por Victor-M Amela, para la Vanguardia



Tengo 45 años. Soy de Sabadell. Soy arquitecto interiorista y geobiólogo, experto en bioconstrucción y salud geoambiental. Estoy casado y tengo dos hijos, Pau (12) y Jan (9). ¿Política? De centro tirando a izquierda. ¿Creencias? Ser buena persona.


¿Existe la casa cáncer?
Sí. Son casas que pueden llegar a enfermar y matar a sus habitantes, tras alterarles el sistema inmunológico, lo que puede acabar en cánceres: linfomas, leucemias, mama, colon...


Que afirmación tan arriesgada...
Lo he visto tantas veces, ¡que lo proclamo!


¿Cómo es una casa cáncer?
Una vivienda edificada sobre una o varias zonas geopáticas.


¿Y qué es una zona geopática?
Una por la que discurre una (o varias) vena de agua subterránea. O en cuyo subsuelo hay una diaclasa, una falla del terreno. O un campo magnético terrestre muy elevado.


¿Y eso puede afectar a mi salud?
La fricción del agua en el terreno o la falla crea un campo electromagnético que se proyecta hacia arriba y atraviesa todos los materiales, incluidas nuestras células.

¿Con qué efectos?
Una exposición continuada a tales ondas altera el buen funcionamiento de la glándula pineal, productora de melatonina...

Que regula los ciclos del sueño, ¿no?
Sí, y que por eso regenera las células. Y esos iones naturales debilitan tu sistema inmunológico: ¡quedas más expuesto a patologías!

Esas ondas, ¿pueden llegar a mi ático?
Y más allá: ¡lo atraviesan todo!

En tal caso, ¿qué es lo más peligroso?
Dormir noche tras noche sobre un punto geopático: dormir entre seis y ocho años así... deteriorará gravísimamente tu salud.

¿Qué síntomas debieran advertirme?
Padecer cualquier alteración del sueño.

¿De qué tipo?
Si te levantas más cansado que al acostarte, si te despiertas en plena madrugada, si padeces insomnio, si descansas mal, si te sientes irritable, fatigado, con cefaleas, dolores articulares o si te han diagnosticado una dolencia sin determinar su origen... ¡cuidado!

Cuénteme algún caso que conozca.
El mío: soy arquitecto interiorista y construí una casa estupenda para mi mujer y mis hijos. Al poco, mis hijos se despertaban cada noche, mi mujer se levantaba fatigada...

¿Y usted?
Tan fresco. Un día, mi mujer me dijo que había llamado a un... ¡geobiólogo! Me enfadé: yo era muy racionalista, lo veía grotesco. Me planté, hasta que mi mujer me dijo: "Si amas a tus hijos, permítelo por ellos". Cedí.

¿Y qué les dijo el geobiólogo?
Que mis hijos y mi esposa estaban durmiendo sobre puntos geopáticos: nos aconsejó cambiar las camas de sitio.

¿Qué hizo usted?
Cedí en las camas de mis hijos, ¡pero no en la nuestra!: me pareció ofensivo modificar un interiorismo que me había quedado precioso... Me negué. Pero sí acepté intercambiar con mi mujer el lado de la cama.

¿Y qué sucedió, si me permite?
Sí: en poco tiempo, mis hijos y mi mujer se sentían descansados y vitales. Y yo empecé a dormir mal y a levantarme fatigado...

Y dejó de ser un escéptico.
Hoy no dudo: los campos eléctricos naturales son perniciosos, y unidos a los artificiales, ¡multiplican el riesgo para la salud! Hoy me dedico a la asesoría geoambiental y a hacer reformas para crear hogares saludables.

¿Qué radiaciones son las peores?
La base del teléfono inalámbrico. Y el wi-fi. Y el móvil. Y los cables eléctricos. Y los despertadores eléctricos. Y los tendidos eléctricos. Y las antenas de telefonía móvil...

¿Cómo podríamos evitarlas?
Al llegar a casa, ¡apaga el móvil! Por la noche, desconecta el wi-fi. En los dormitorios, duerme sin fluido eléctrico alguno: usa despertadores a pilas.

¿Cómo tiene ahora su cama?
Desplazada para que ningún punto geopático afecte a ninguno de sus dos lados.

¿Es mejor la cabecera hacia el norte?
Yo descanso bien con el cabezal al sur: la orientación no me parece muy relevante.

¿Hay electrodomésticos dañinos?
Si al otro lado del cabezal de tu cama hay un frigorífico, microondas, lavavajillas, caldera, placa de inducción... te dañarán.

¿Qué caso real le ha impactado más?
Un hombre al que desvelé que el lado de la cama de su esposa era un punto estrella...

¿Qué es un punto estrella?
Aquel en que confluye un punto geopático con un cruce de dos líneas magnéticas...

¿Y qué tal estaba la esposa?
Cáncer de mama... En tratamiento. Lo terrible es que aquel hombre me confió entre lágrimas que sus dos esposas anteriores habían muerto en ese mismo lado de la cama. Fibromialgias, resfriados repetidos, insomnios, inhibición del deseo sexual... ¡pueden deberse a una geopatía!

¿Qué consejo daría?
Si ves que un niño se despierta siempre por la noche, ¡cámbiale de sitio! Porque los niños son más sensibles a esas radiaciones.

¿Y qué nos dice a los adultos?
No te resignes a dormir mal: limpia el dormitorio de campos electromagnéticos, cambia el emplazamiento de tu cama, obsérvate... Hay solución: merece la pena. ¡Tu dormitorio es tu taller de reparación celular!

Fuente:Habitat salud


http://eco-ideasreciclaje.blogspot.com.ar/

SAIKU


Gracias por leer, comentar y compartir las notas.
Todo lo que compartan de este blog, deberá tenernos como fuente, además de las que adjuntamos,  como reconocimiento a nuestro trabajo de búsqueda y selección.




Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha

No hay comentarios:

Publicar un comentario