Limpiar sin contaminar,,


limpieza

¿Es posible tener nuestra casa bien limpia y al mismo tiempo dejar de comprar detergente de lavadora, lavavajillas, limpiacristales, friegasuelos y otra infinidad de productos que llenan el armario de debajo del fregadero y cuestan dinero?
 No tienes más que seguir estas sencillas instrucciones.
  1. Compra un buen paquete de pastillas de jabón corriente. Sin aromas ni nada extraordinario, solo jabón.
  2. Ralla media pastilla de jabón. Añade agua y calienta la mezcla. Viértela en el gran envase de plástico del último detergente que compraste. Ya está, ya tienes dos litros de detergente de lavadora a un costo ínfimo.
  3. Para todo lo demás, usa la pastilla tal cual. Puedes hacer algo parecido al paso anterior si prefieres usar el lavavajillas en botella. Si no, usa tranquilamente la pastilla para todos los usos de limpieza que requieran el uso de jabón.
  4. Ahora vamos a otras limpiezas especiales: cuartos de baño, suelos, cristales. Aquí la buena noticia es que casi no necesitas jabón ni detergente. Solamente un estropajo, una bayeta y buena voluntad. La razón de usar poco o nada de jabón está en que apenas tienes que eliminar grasa.
  5. La clave de la limpieza es la constancia y la regularidad. Una limpieza a la semana bastará para tener a raya la suciedad. Hacer limpiezas heroicas una vez cada muchos meses es otra cosa: además de valor a toda prueba, necesitarás vaporetas, lejía, desincrustantes, etc. Por cierto, no necesitas que tus suelos, fregadero o lavabo brillen con intensidad cegadora. Solo necesitas que estén limpios, nada más.
  6. Otra cosa que no necesitas para nada son insecticidas, biocidas, cucarachicidas y otros -cidas. Ten en cuenta que tus contrincantes son seres vivos y que por lo tanto podemos comunicarnos con ellos. Si no encuentran comida tirada por ahí, hormigas, cucarachas y moscas entienden el mensaje y terminan por cansarse e irse de un lugar tan poco hospitalario. También hay que tener en cuenta que compartimos la vivienda con un número sorprendentemente elevado de animales y distinguir una plaga que hay que combatir de la presencia esporádica de pequeños compañeros de casa.
  7. Llega la hora de hacer balance. Si te das cuenta, por el momento solo hemos usado un producto. Pero ocurre que si tienes un suelo de madera puede ser buena idea fregarlo con agua y unas gotas de vinagre, o limón, o que a veces conviene usar estos desinfectantes naturales en alguna limpieza especial. Recuerda hacerla a una hora fresca del día y con las ventanas abiertas.

http://eco-ideasreciclaje.blogspot.com.ar/


SAIKU


Gracias por leer, comentar y compartir las notas.
Todo lo que compartan de este blog, deberá tenernos como fuente, además de las que adjuntamos,  como reconocimiento a nuestro trabajo de búsqueda y selección.

Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario