Cómo plantar cúrcuma o tumérico

cultivar curcuma


La cúrcuma o tumérico es una de las especias más potentes y con más propiedades medicinales que podemos encontrar. De la planta se utiliza su rizoma.
 Entre los beneficios de la cúrcuma podemos resaltar que tiene propiedades antisépticas y antibacterianas por eso es excelente para aplicar sobre las heridas, su acción antiinflamatoria es muy efectiva para tratar de forma natural dolencias inflamatorias como la artritis. 
En definitiva, se han encontrado más de 600 usos medicinales para los que la cúrcuma es efectiva, no está nada mal. Pero además es una especia imprescindible para algunas recetas, como el curry.

 planta curcuma

Cómo plantar cúrcuma o tumérico

La planta del tumérico, Curcuma longa, pertenece a la familia de las Zingiberaceae y es una planta que se puede cultivar fácilmente en casa siguiendo estos sencillos consejos.
La parte medicinal de la planta se encuentra en su rizoma.
La cúrcuma no produce semillas, por lo que lo vamos a multiplicar y cultivar a partir del rizoma. Consigue un trozo de rizoma de cúrcuma ecológica u orgánica.
Cuando elijas la cúrcuma fíjate que el rizoma tenga, al menos, una yema. Si el rizoma es más grande que la mitad de tu mano lo puedes partir en dos pedazos. Si no encuentras ninguno que tenga las yemas visibles no te preocupes, déjalo fuera de la nevera y en unos días o semanas irán saliendo.
Toma una maceta o container que tenga un ancho de 40 centímetros y una profundidad de unos 30. Asegúrate de que la maceta tiene agujeros por los que drenará el agua de riego. Coloca una primera capa de piedras, con 4 ó 5 piedras será suficiente. Después añade un sustrato ecológico y una parte de humus (en proporción 3 partes de sustrato y 1 de humus). La tierra debe quedar esponjosa y estar bien aireada. El pH más conveniente para la cúrcuma es entre 4.5 y 7.5.
Haz un agujero en la tierra, introduce el rizoma y cúbrelo con la tierra a excepción del brote. Deja éste descubierto y sin cubrir por la tierra. Es por esto que las yemas deben estar en la parte superior.
Riega con cuidado con un poco de agua.

Asegúrate de que lo riegas cada dos días. No necesita mucha cantidad diaria, pero sí que la tierra mantenga un poco de humedad constante.
La temperatura ideal para la planta es de entre 18 y 35 ºC.
Necesita ambientes húmedos y no soporta bien los secos. De hecho, si ves que los rizomas son demasiado pequeños se deberá seguramente a la falta de agua.
Pon la planta en un lugar que vaya a recibir, al menos, 6 horas de sol. Necesita mucha luz para poder crecer.
Aporta materia orgánica cada 10 meses para mantener la fertilidad de la tierra.
En un periodo aproximado de entre 6 y 10 meses ya podrás ir cortando los rizomas para usarlos. Cortar los rizomas es sencillo, sólo tienes que cavar un poco de tierra y cortar el pedazo que desees usar empezando por la parte más externa. Utiliza una navaja o cuchillo afilado y limpio.
La planta de la cúrcuma es perenne, por lo que, si la cuidas bien, tendrás planta para años y años.
Puede sufrir los ataques de plagas de áfidos, principalmente pulgones. (puedes encontrar en el archivo sobre como combatirlos ecológicamente)

fuente: eco-agricultor

http://eco-ideasreciclaje.blogspot.com.ar/



SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario