TEÑIR TELAS CON TÉ






Es muy fácil lograr ese acabado vintage o antiguo que poseen algunas telas y que seguramente te has encontrado admirando varias veces en tiendas o en casas de familiares y amigos.


El té, además de ser una de las bebidas más utilizadas en el mundo, también sirve para teñir telas, hilos y encajes. Lo mejor es que puedes escoger entre una amplia gama de colores gracias a los distintos tipos de té que existen.
Se trata de reciclar la bolsa de té que ya usaste para beberte una taza. Haces la cantidad suficiente para sumergir el/los artículos que teñirás. Deja reposar hasta que enfríe y luego agrega dos cucharadas de sal y unas de vinagre (esto permitirá que el color se adhiera a la pieza).
Seguidamente coloca la tela. Debe permanecer sumergida de 3 a 5 horas, dependiendo del tono que desees. Una vez que esté seca, debes plancharla ya que esto también ayuda a que se adhiera el color. Para acabados más oscuros es recomendable usar té negro (el color final será un tono marrón), mientras que el té rojo tiñe en un tono asalmonado. El té verde (uno de los más famosos por sus propiedades curativas) te regalará un color acaramelado o beige claro.
Con este método no sólo disfrutaras de una rica taza de té sino que podrás aprovechar las bolsitas usadas que siempre algo de esencia mantienen. Además del té, es posible usar otros colorantes naturales que ofrecen resultados similares. El vino tinto y la remolacha ofrecen un tono rosado. La cebolla, el azafrán y la cúrcuma un color amarillento, mientras que el curry deriva en anaranjado. Pero ten en consideración que la tela también absorbe parte del aroma, por lo que la mejor opción siempre será el té.
Para que disfrutes del té te dejamos el siguiente video con sus beneficios:
http://lawikiguia.com/


SAIKU

No hay comentarios:

Publicar un comentario