Mini-jardín colgante.



Tapas, en esta caso de desodorantes o lo que tengas a mano


Con un punzón, marco un agujero y lo agrando con una barrena.




Como veis, después de agrandar el agujero,
han quedado trozos de plástico y astillas, para pulirlo,
lo he recortado con tijeras, y lo he lijado un poco.


Como quiero darles un toque diferente
(más abajo veréis como los decoro),
los he pintado con yeso. Por la parte exterior he tenido
que dar 3 capas para que quedara bien cubierto, en la interior 2.


Ahora necesitamos, colores pastel, y aceite de linaza.
Si no tenéis colores pastel podéis utilizar ceras de colores, y
sustituir el aceite de linaza por alcohol o aceite de lino.


Con el tapón boca abajo pintamos la base y más o menos un dedo del tapón.


Mojamos un poco el pincel con aceite de linaza, 
y hacemos un degradado.


Así quedan.
Los dejamos secar de 6 a 8 horas.


Una vez seco, les he puesto un cordel, de agujero a agujero.


He recurrido de nuevo a un listón de las cajas de frutas,
al que le he dado un poco de betún de judea, una capa de gesso, y lijado.
Le he hecho tres agujeros, y con cordel he unido los tapones, que 
ahora ya están convertidos en mini-maceteros.


Los he llenado con sustrato, y les he puesto flores secas 
que tenía por casa, siemprevivas, lavanda....
y.......


http://likethisandmore.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario