¿Sabias que un solo litro de aceite de cocina puede contaminar mil litros de agua?. Te enseñamos como reciclarlo








El aceite de cocina usado se puede reciclar, en vez de tirarlo por el desagüe.

Es una acción sencilla que favorece la protección del medio ambiente por partida doble porque estaremos evitando la contaminación de los ríos, suelos y tuberías, al mismo tiempo que abrimos la puerta de la creatividad.

Como los datos hablan por sí solos: un solo litro de aceite de cocina es capaz de contaminar mil litros de agua. Con este dato deberíamos sentirnos en la obligación de reutilizarlo.

Aunque todavía queda un largo camino por recorrer, cada vez más ciudades ponen en marcha algún sistema de recogida del aceite usado para su posterior reciclaje. Las posibilidades son diversas y muy creativas. Los consumidores son esenciales, tanto para reciclar como para que se implanten en sus municipios estos sistemas. Y si aún no ha llegado a tu municipio puedes crear diversos productos ecológicos, como jabones.

El impacto ambiental del aceite

Echar el aceite doméstico usado por el fregadero puede causar un importante impacto ambiental. Se calcula que dos tercios del oro líquido acaba en las alcantarillas produciendo atascos en tuberías, grandes labores en las plantas de tratamiento de aguas residuales. Se estima que cada consumidor genera al año unos cuatro litros de aceite doméstico usado.

¡Imagina la de litros que se podrían ir por el desagüe! Esta contaminación se puede evitar con el reciclaje. Además en el caso concreto del aceite, una práctica ecológica tiene muchas posibilidades y beneficios. Con un litro de aceite vegetal se consigue un litro de un biocombustible para motores diésel. La ventaja es doble: se evita su impacto en la naturaleza y se crea una alternativa para reducir el uso de los combustibles fósiles convencionales.

¿Dónde llevarlo? Existen plantas industriales específicas para consumirlo.

Otro modo de reciclarlo es llevar los litros de aceite a los puntos limpios. El aceite que se puede reciclaren estos contenedores urbanos es el vegetal sobrante de la cocina, de frituras, grasas y asados, de alimentos enlatados, manteca de cerdo, o grasas estropeadas y caducadas. El aceite de motor, grasas industriales o aceites con bases de petróleo serán reciclado por los propios fabricantes según están obligados por la ley.

Las salidas del aceite reciclado

El aceite usado tiene otras muchas salidas. Desde la industria cosmética a la farmacéutica reutilizan el aceite para elaborar abonos, barnices, cera, cremas, detergentes, jabones, lubricantes, pinturas, velas, etc. Una práctica ecológica que simplemente se basa en la vida rural, pues no hace muchos años ya se aprovechaba en las casas para elaborar jabón casero.

 Cómo hacer jabones ecológicos caseros

El proceso en frío para fabricar jabones caseros constituye una forma excelente de aprovechar el aceite que se deshecha después de la fritura, al mismo tiempo que se protege el medio ambiente, evitando la contaminación que estas grasas producirían, de otro modo, en los lechos de mares y ríos. Colabora con la ecología y contribuye con tu bolsillo, aprendiendo esta simple receta de jabón ecológico casero.

Si pones en práctica esta receta para hacer jabones ecológicos caseros, no sólo estarás contribuyendo con tu economía hogareña, sino que estarás protegiendo el medio ambiente. Aunque te parezca sorprendente el aceite que deshechas de la fritura, puede llegar a dañar gravemente el lecho de los ríos y mares, donde vaya a parar, afectando la vida de peces y plantas acuáticas. Esta es una manera ideal de reutilizarlo, cuidando la ecología y conservando tu dinero. Cualquier aceite de cocina usado sirve para hacer jabones ecológicos caseros mediante el proceso en frío, si previamente lo cuelas.

Recomendaciones

Trabaja en un ambiente bien ventilado.
Usa guantes y gafas protectoras, ya que la soda caústica es un material muy corrosivo, que no debe entrar en contacto con tu piel.
No utilices recipientes metálicos para realizar la preparación y revuelve la mezcla con la ayuda de un palo.

Receta para hacer jabón ecológico casero

Ingredientes

aceites usados y colados, 2 1/2 litros
agua, 2 1/2 litros
soda caústica, 1/2 kilo

Preparación

Diluye la soda cáustica en el agua, agregándola lentamente y con mucho cuidado ya que puede producir vapores muy tóxicos. Se producirá una reacción química que liberará calor y que necesitará algunas horas para enfriarse. A este preparado se lo conoce como lejía caustica.
Vierte lentamente el aceite sobre la lejía cáustica, removiendo en forma constante y en el mismo sentido, para evitar que se corte el jabón.
Calienta la mezcla en un recipiente hasta alcanzar la temperatura de ebullición y mantiene durante dos horas para que se produzca la saponificación.
Agrega los colorantes naturales y los aceites esenciales para aromatizar los jabones, cuando la mezcla baje a la temperatura de 40ºC.
Vuelca en los moldes y deja endurecer durante aproximadamente un mes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario