RECICLA LAS CÁSCARAS DE NARANJA.

Resultado de imagen

1- Transfórmala en una vela aromática



Al igual que para el comedero de pájaros, debes remover la pulpa de la naranja cuidadosamente –es mejor si lo haces con una cuchara– para no romper la cáscara. Asegúrate de utilizar una naranja con cáscara gruesa. Rellena una mitad con cera para velas y en la otra puedes hacer un orificio con alguna forma creativa para tener una vela cubierta en forma de esfera o simplemente utilízala por la mitad, como se ve en la fotografía.




2-Mantén los gatos fuera de tu jardín



Si eres de aquellos desafortunados que no tienen gato pero de todas formas tienen que limpiar cada mañana las heces de los visitantes nocturnos, esta podría ser una buena solución para ti. Haz una mezcla de cáscaras de naranja y granos de café y distribúyelos en torno a las heces “viejas” de los gatos y ya verás como los espantarás.


 3-Haz una delicia dulce

Corta la parte superior e inferior de la naranja y luego corta tiras de la cáscara verticalmente a lo largo de la fruta. Hierve las cáscaras en agua para remover el sabor amargo. Luego hierve las cáscaras en un recipiente con agua y bastante azúcar –como almíbar simple– para endulzarlas y déjalas por 45 minutos –si quieres puedes agregar canela o clavos de olor al agua para darle un toque de sabor extra–.  Espolvorea azúcar –puede ser azúcar blanca o rubia– en una bandeja y pasa ligeramente las naranjas por ella. Sacúdeles el azúcar extra y finalmente déjalas reposar por un día o acelera el proceso y ponlas en un horno tibio por 30 minutos para que se sequen. También uedes cubrirlas con chocolate al final.

4. Haz un aromatizante y desinfectante natural

Este práctico artilugio se llama Pomander. Todo lo que necesitas para armarlo es una naranja y muchos clavos de olor (los que vienen en ramas, no en polvo). Debes incrustar los clavos de olor en la fruta hasta cubrir toda su superficie y luego puedes colgarlo en el interior del armario, en un mueble o en la cocina –aunque aquí podrías necesitar más de uno– para evitar que el espacio tenga malos olores. Así no solo tendrás un agradable aroma cítrico sino que también mantendrás el ambiente fresco.

5. Enciende fuego

La cáscara de naranja y limón secos son buenas opciones para encender un fuego en vez de utilizar tanto papel. Huele mejor y producen menos creosota, un compuesto químico. Además los aceiten inflamables dentro de la cáscara duran más que un papel.

6. Echa a las hormigas que invaden tu jardín

Si estás cansada de encontrar tantas hormigas merodeando entre tus plantas, cocina, huerto, etc. puedes hacer una pasta con la cáscara de naranja y una taza de agua fría en la licuadora. Luego viertes la mezla en el hormiguero.

7. Haz un comedero biodegradable para pájaros

Para esto debes tener cuidado de partir la naranja –de cáscara gruesa– por la mitad cuando la comas y de no estropear ni romper su cáscara. Cada mitad de la cáscara hueca podrás convertirla en un comedero de pájaros. Solo tienes que pasar una aguja con un hilo grueso a través de la cáscara que cruce hasta el costado opuesto y después haces lo mismo del otro lado. –en el centro debe formarse una cruz–. Después rellenas su interior con semillas –cada vez que se acaben– y lo cuelgas. Con el tiempo la cáscara se degradará y caerá al suelo.

8. Decora tu hogar

Puedes hacer atractivas decoraciones para el interior de tu casa en aquellas fechas especiales como Navidad, que además tendrán un gran aroma. Solo deja la cáscara secar y deja libre tu imaginación.





No hay comentarios:

Publicar un comentario