MANDALA DE LANA


manualidades
Los mandalas son esos círculos con los alcanzar la espiritualidad, ahí donde se contienen juegos de formas y colores que sirven de expresión emocional para representar nuestros sentimientos.

Estamos seguros de que también tú sueles pintar mandalas de vez en cuando, que te relaja y que el tiempo se pasa en un suspiro cuando nos concentramos en este ejercicio tan terapéutico.

En esta ocasión vamos a dar una vuelta de tuerca y, con un poco de habilidad e imaginación, haremos lo mismo, pero con lana. Es algo espectacular; te explicamos cómo hacerlo.


NECESITAMOS:

4 varillas de madera o plástico de entre 10 o 20 cm (dependiendo de lo grande que deseemos hacer el mandala)
Lanas de colores, los que más nos gusten y que nos sirvan para crear un bonito efecto de color.

COMO LO HACEMOS:

Empezaremos juntando las varillas de madera o plástico a modo de cruz o estrella. Para ello, utilizaremos la propia lana para sujetarla por el centro.
No te preocupes si no queda muy firme puesto que, cuando empecemos a pasar la lana por cada una de las varillas, la propia figura creada ya le ofrecerá mayor sujeción.
Esta manualidad es tan sencilla como relajante. No tienes más que ver las imágenes inferiores. Se trata solo de ir pasando la lana por encima y por debajo de cada varilla. Podemos hacerlo más sencillo con solo 4 varillas o aumentar la complejidad con 5 o 6.


No hay comentarios:

Publicar un comentario