Miami quedó desierta, y sólo algunos habitantes se arriesgaron a soportar el paso del huracán.

En un escenario fantasmal, el huracán Irma se acercaba hoy a Florida con vientos de 209 km por hora. Luego de un cambio de curso, su ojo amenazaba con tocar tierra en Tampa.
Los expertos pronostican que el ojo del huracán no golpearía frontalmente a Miami, sino a los Cayos de Florida, en el extremo sur del estado.
"Tienen que irse, no esta noche, no en una hora sino ahora mismo", advirtió el gobernador de Florida, Rick Scott, a los habitantes de las zonas que se encontrarían en el paso de la tormenta.
Los meteorólogos pronostican que el vórtice llegará a tierra el domingo cerca de los Cayos de Florida y que luego subirá junto a la costa del estado en el Golfo de México antes de entrar en el área de Tampa Bay, primer impacto directo en la zona en casi un siglo.


clarin.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario