MARCHA MUNDIAL CONTRA MONSANTO..únete!!!

Resultado de imagen para Marcha Mundial contra Monsanto, la corporación fusionada con Bayer.
Este 19 de Mayo en ciudades de todo el mundo se desarrollará una nueva Marcha Mundial contra Monsanto, la corporación fusionada con Bayer.

Esta Marcha es algo mucho más grande que una manifestación contra una empresa, y nuestros reclamos abarcan una realidad tan amplia que no cabe en un solo nombre. Mas allá de la consigna internacional que invita a manifestarse contra Monsanto, ésta es sólo una de las tantas multinacionales, que por su historial, sirve para hacer referencia a un modelo de muerte asegurada.
El modelo agroindustrial, controla a escala mundial que cultivamos y de qué forma, por ende también controla qué comemos, cuándo y a qué precio; influenciando principalmente nuestra cultura, formas de vida, soberanía alimentaria y economía. Este modelo de agricultura tóxica esta conformado por empresas como Monsanto, Bayer, Syngenta, ChemChina, Dow, DuPont y Basf, siendo éstas las más grandes y poderosas, pretendiendo aumentar la monopolización mundial de la “alimentación”, desde la semilla hasta tu mesa a través de nefastas fusiones. Continúan empresas más pequeñas, pero no menos perjudiciales, que pueden ser extranjeras o nacionales, como Agrofina, Atanor, Tecnomyl, Rinder, Agro/max, Agrosuma, Arysta entre muchas otras. Siguen en la lista las empresas productoras de “alimentos” procesados, y finalmente los distribuidores minoristas, los formadores de precios, los supermercados como Carrefour, Disco, Coto. Y allí nos posicionamos nosotrxs, frente a toda esta cadena perfectamente articulada, en la góndola del supermercado creyendo que estamos decidiendo lo que consumimos.

Resultado de imagen para Marcha Mundial contra Monsanto, la corporación fusionada con Bayer.

Hace 22 años llegaba a Argentina el primer evento transgénico, la soja RR, de la mano de Monsanto, desde ese entonces los cultivos de transgénicos y el uso de agrotóxicos han crecido de manera desmedida. Al rededor del 80% del área cultivable de Argentina se utiliza para monocultivos transgénicos, y 423 millones de litros de agrotóxicos son esparcidos directamente sobre 17 millones de personas cada año.
Cientos de estudios científicos garantizan que estas sustancias provocan elevada mortalidad en peces, ponen a las abejas en peligro de extinción, nacimientos de niñxs con malformaciones, abortos espontáneos, infertilidad, leucemia, enfermedades renales, lupus, problemas neurológicos, afecciones respiratorias severas, obesidad, dermatitis, y otras tantas enfermedades entre las que se destaca el cáncer. En áreas rurales la tasa de cáncer llega a cuadriplicar la media nacional.
Pero no es sólo un problema que afecta a personas que viven en la región agrícola del país, sino que afecta de manera indirecta y más paulatina a todas las personas que lo habitamos. Ingerimos estos químicos en cada uno de nuestros alimentos, ya que siendo o no de semillas transgénicas, la totalidad de los cultivos utilizan altísimas dosis de agrotóxicos. Tenemos contacto con ellos también, con cada producto que contiene algodón (toallitas, tampones, pañales, gasas, etc.). Estas pequeñas dosis que ingerimos a diario se van acumulando en nuestro organismo, que no está preparado para metabolizarlos y eliminarlos.
Pese a los comprobados efectos sobre la salud y la tierra, la frontera agrícola continúa expandiéndose, provocando desmontes, desplazamiento de pueblos originarios y campesinos, pérdida de biodiversidad, alta mortalidad de peces y abejas, contaminación genética, desertificación del suelo e inundaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario